Compañía Anónima o firma personal: ¿cuál se ajusta a tu emprendimiento?

Caracas, 18 de agosto de 2020 (Prensa-Fonpyme).– Como emprendedor es fundamental conocer cuáles son los pasos a seguir para registrar una empresa o emprendimiento como firma personal o Compañía Anónima, por ello, la Escuela Itinerante de Emprendimiento para el Buen Vivir del Fondo Nacional de Garantías Recíprocas para la Pequeña y Mediana Empresa (Fonpyme), mediante un taller virtual aborda algunos aspectos necesarios para presentarlo en el Registro Mercantil respectivo.

La Compañía o Sociedad Anónima es aquella asociación que se establece entre dos o más personas con fines de lucro, el capital aportado por cada uno de éstos será de la empresa, mientras la firma personal se lleva a cabo cuando un individuo labora por cuenta propia sin socios, actuando con su propio patrimonio y respondiendo con él.

Entre las ventajas de la firma personal se pueden citar: no requiere de socios para su organización, el valor de los aranceles son mínimos, el objeto no repercute en las tarifas, no necesita anexos, por su parte, en la Compañía Anónima cada socio responde con el capital suscrito, el monto del mismo no es limitado, puede asociarse con otras instituciones y participar en licitaciones públicas o privadas.

También cabe destacar, algunas de las desventajas de la firma personal como son: capital limitado, responde con los recursos personales, está limitada a participar en licitaciones, asimismo la Compañía Anónima, exige al menos dos socios para su constitución, el monto del capital es según el objeto, los aranceles varían de acuerdo al monto del capital y incluye anexos.

Ante lo explicado, existen nueve pasos para registrar una empresa: reservación de la denominación de la entidad, redacción del escrito, introducción del documento en el Registro Mercantil correspondiente, colocación de anexos, revisión del documento por parte del registro, otorgamiento del documento para su firma, publicación en prensa (paso exigido por el Código de Comercio), RIF procedente del Seniat y el sellado de los libros contables.

Al momento de legalizar un emprendimiento, es vital determinar la figura jurídica que más conviene, igualmente, estar al tanto de las ventajas, desventajas y responsabilidades que comprende la aceptación de una firma personal o una Compañía Anónima.

Redacción / Vianne Antón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *